CURSO

Soy Copywriter

la opinión (sincera) de un servidor

Joan Marco

Amo a ve, que opiniones de Soy Copywriter estoy seguro de que hay cuatrocientas si te pones a buscar.

La que te voy a dar yo, para que tenga algo de valor, va a ser sincera, con sus cositas buenas y sus cositas malas, como todo en esta vida (menos dormir cuando se tiene sueño, que es gloria bendita y no tiene nada de malo).

Y al loro: esta opinión de Soy Copywriter (el antiguo Adopta un copywriter) es 100% real. 

Te contaré quién soy por si no me conoces, por qué me siento capacitado para escribir esta reseña sobre Soy Copywriter… y por qué lo hago, puestos a ser honestos.

¿Tienes dudas sobre si invertir la pela que vale el curso o gastártelas en otra cosa? Pues venga, que nos ponemos al lío.

Mi review de Soy Copywriter

Quién cojones soy yo para hablar de Soy Copywriter

Aquí Joan, Marco de apellido, valenciano de nacimiento y de buen comer (y beber).

Para que comprendas lo que te voy a contar en los próximos párrafos sobre Soy Copywriter voy a tener que presentarme a lo grande primero y después, ya por lo bajini:

Ese que ves en el vídeo soy yo habiéndome comido a mí mismo (ya te he dicho que soy de buen comer) a primeros de 2019, que se dice pronto. Ha llovido un poco desde entonces.

Está grabado en Barcelona, ciudad en la que vivía con mi ex, justo antes de que lo dejáramos y me volviera a Valencia, mi tierra.

La historia que cuento en el vídeo es algo enrevesada, pero te la cuento de otra forma bien resumida aquí:

Mira, aquí tienes una foto de mi agenda, jajaja. Es completamente real. Me lo apunto todo, y la llamadita con el tal Javi Pastor no iba a ser menos. No sabía quién era en ese momento:

Total, que Javi empezó a venderme la moto y yo que no, que no. Que no.

Al final, como había garantía, le pedí pasta a mi madre para hacer el curso y le dije que si no funcionaba, que dejara de sufrir: volvería al mundo de la ingeniería, como ella quería.

Suerte pa ella, jajaja.

Adopta un copy (Soy Copywriter) me fue guay. Me gustó. Vi que tenía salida, que el copy iba a ser algo demandado en el futuro y dije che, pues vamos a intentarlo y que este solo sea el primer paso.

En su día, Soy Copywriter duraba tres meses.

3 meses, cuidao (nada que ver con los 5-6 de ahora).

En apenas 90 días tenías que empaparte de lo que era el copy (yo pensaba que era otra cosa, rollo escribir en blogs… pero no), aprender a investigar, a montarlo todo, a hacer tus cosis a las landings para que convirtieran mejor… Y yo ahí loquísimo para cumplir con los deberes porque yo cuando me pongo, me pongo.

Decidí especializarme en copy turístico porque conocía el sector y no había nadie que lo trabajara en ese momento. Veía hueco.

Total, que acabé el curso y decidí montarme una web intercambiando mis servicios. Busqué a una diseñadora novatilla (como yo en el copy) y le dije: te escribo tu web si tú me diseñas la mía.

Et voilà.

Me fui a recorrer países como Macedonia, Kosovo o Albania con dos euros en el bolsillo (aunque mi ex sí que tenía más, que si no a ver quién es el guapo) y a la vuelta mi nueva y flamante web me estaba esperando.

No te voy a contar con pelos y señales lo que pasó desde ese momento hasta este en el que estoy escribiendo estas líneas, así que te lo voy a resumir en una lista:

Entre esas cosas hay varias administraciones públicas, proyectos grandes, formaciones presenciales y online… en fin, la confirmación de que la tendencia del copywriting era claramente ascendente.

Habrá copy para años.

Ahora me encuentro bien, con trabajo (del bueno) de forma constante, estoy ahorrando para comprarme un pisito en cuanto pueda y toooodos los tópicos del que trabaja en casa, los cumplo: me levanto a las nueve, descanso cuando quiero, etc.

Nada que no te imagines.

Resumiendo: te hablo de Soy Copywriter porque fue el medio que cambió mi vida a mis 29 años.

A mí, sin ser una persona de letras (no hay perfil menos apto que el mío para ser copywriter), sin ser constante, sin saber si sería capaz. Pero me la jugué, pedí pasta a mi madre y la apuesta salió bien.

Y aquí estamos.

Por qué escribo esta opinión de Soy Copywriter

Porque si al final te decides a comprar Soy Copywriter y lo haces con uno de los botones que verás en esta página, me llevo unos euris.

Y aunque creas que aquí solo hay egoísmo y mirar al banco (que ya te digo que lo miro, que me quiero comprar un pisito), en algún lugar de mí hay un pequeño espacio para la gratitud y para repartir felisidá.

La gratitud, para Javi y para el equipo de Soy Copywriter, por darle a un servidor la oportunidad de ganarme la vida haciendo algo que me mola. Que me mola de verdad, vamos. Y por lo que me pagan cada vez más, que ya es la repanocha.

Y lo de repartir felisidá, pues depende… Si al final ves que esto es para ti, te apuntas y consigues vivir de escribir, yo me alegraré si me lo cuentas, que el mal solo se lo deseo a mis enemigos (que alguno tengo, no te vayas a pensar).

Así que por si por una de esas no necesitas seguir leyendo, aquí va el primer botón:

3 cosas que debes saber antes de seguir

Por favor, que no se te pase por alto:

No todo el mundo lo consigue

Si lees en algún sitio que este curso cambia vidas sin currar, huye. No es cierto. Hay que currar, sí.

Yo hice Adopta un copywriter

Soy Copywriter es una versión ultramejorada de Adopta un copy, pero debo avisarte igualmente: no he cursado el programa actual.

Las he pasado canutas

El vídeo y todo eso mola mucho, pero además de copy también soy persona y la vida tiene de todos los colores. Cuesta llegar, pero se llega.

Soy Copywriter no cambia vidas de forma pasiva y no es para todo el mundo

Vamos, que te lo tienes que currar, y no por echarle 23 horas al día te va a salir bien la jugada.

El curso no es mágico.

Pero si aplicas sentido común, tienes algo de paciencia y comprendes que antes del 3 viene el 2 y que antes del 2 está el 1… entonces magic happens, aunque prefiero decir que work happens, por eso de ser más realista.

Adopta un copywriter era como se llamaba en su momento

Y el Javi ahí vendiéndome algo que se llamaba como Adopta un tío, jajaja.

Total, que yo no me dejaba pasta ni para recorrer varios kilómetros en taxi, pero acepté porque tenía garantía pidiéndole un favor a mi familia.

Adopta un copy… ¿me iban a adoptar o qué? No entendía nada.

Pero en fin, luego el curso fue bien. Tan bien que tuvo más ediciones; tanto, que luego creció, y creció y creció, y cambió de nombre, porque lo que hay ahora es la esencia de lo que hice yo pero en versión top.

Todo más bonito, más claro, más ameno, más fácil de consumir.

Pero yo no hice Soy Copywriter, sino Adopta un copywriter. Y no hago ahora Soy Copywriter (tengo acceso) porque es too much y ya estoy en otra cosa.

Emprender no es sencillo, no

Hay momentos sin clientes, sin saber cómo vas a pagar el próximo alquiler. Te puedes poner malito (aunque dicen que los autónomos nunca nos ponemos). Te puede invadir la inseguridad de si serás capaz.

Te puede pasar de todo, vamos.

El remedio es simple: tener paciencia (si puedes tenerla), escribir sin atentar contra la RAE y creerte capaz.

Parezco un coach, jajajajaja.

Mira, no sé cómo de femenino me ves, pero he llegado a enviar presupuestos a Oysho y a una tienda de joyas (ambas marcas vinieron a buscarme). 

¿Por qué iba a decirles que no? 

No salió ninguna de las dos cosas, pero los de las joyas me hicieron una prueba y me la pagaron, y yo desde entonces sé que el ónix es algo más que el nombre de un Pokémon.

Veeeenga, ahora sí: vamos con mi más sincera opinión de Soy Copywriter.

Las 3 cosas que menos (me) molaron de Soy Copywriter

Presta atención, que entramos en un momento crítico de la opinión.

Soy Copywriter es una apuetsa

#1 Es una apuesta a ciegas... y apostar a ciegas cuando no se tiene dinero es una jodienda

Al final, hacer Soy Copywriter para tratar de vivir de escribir no deja de ser una apuesta que haces, que te puede salir bien o mal.

El problema es la inversión económica y de tiempo que hay que hacer. Ya sabes que generalmente se tiene de una o de otra, porque de las dos al mismo tiempo… nanai.

Yo tenía tiempo, pero no pasta.

Si no me hubiera salido bien, pues habría contraído una pequeña deuda con mi madre que habría acabado solventando yéndome a Australia a trabajar de ingeniero. 

Pero funcionó, le devolví los euros antes de terminar el curso y aquí estamos.

#2 No tuve en quién fijarme

Cuando hice Soy Copywriter y me quise especializar en el sector turismo, hice búsquedas por Google a ver si me encontraba alguno y… nada de nada.

He aprendido a hacer copy, vale. Pero… ¿cómo lo aplico en el turismo? ¿Cómo me hago la web, si no tengo referente en el que fijarme? Busqué de habla inglesa y tampoco vi gran cosa.

Total, que apliqué sentido común, estudié mejor un sector que ya conocía y me hice la web como yo pensaba que tenía que ser.

Hoy en día considero más sencillo salir del cascarón, pues hay referentes suficientes en todos los sectores como para conocer mejor la profesión desde ese punto de vista… y no hay tantos como para que no quede trabajo. Win.

En Soy Copywriter no tuve referentes
Soy Copywriter en el futuro

#3 Supe que la cosa sería mejor en el futuro

Cuando empecé a consumir los vídeos de Soy Copywriter lo supe: ojo, que esto es solo la primera edición… a ver el bicho en el que se convierte esta señora formación.

Y ea, llegó: yo en su día apenas tuve 8 bloques de contenido y una práctica al final que ni hice. Ahora he visto el temario y hostia, el que no sale de aquí enseñao es porque no le echa ganas.

Creo que hubiera sido un mejor profesional si hubiera estudiado el contenido actual en vez de lo que yo hice y que me habría costado menos llegar hasta aquí, pero el proceso fue el que fue y hacerlo al principio también tuvo sus ventajas, indudablemente.

Las 4 cosas que más (me) molaron de Soy Copywriter

Te lo recuerdo: son apuntes subjetivos.

#1 La comunidad… buahh

Toma nota, porque para un servidor esto endulza mucho muchísimo esta opinión de Soy Copywriter.

Empecé en el curso sin conocer a nadie. Yo era el segundo más joven, creo.

Tiene una plataforma de reunión que se llama Slack, que puedes ponerte como app en el móvil o usar directamente en el pc, donde se reúne todo participante en Soy Copywriter.

Pues a través de Slack me puse a hablar con peña de copy, luego de cosas más personales… y claro, al final acabamos quedando.

La primera vez que vi en persona a Elena me estaba esperando en un banquito de Plaça Osca, en Barcelona. Nos dijimos que vaya pringuis por no tener clientes, pero que qué bien estaba montado el curso.

Elena fue la primera, pero desde entonces he conocido a gente de todos los lugares y edades. Como en todo, hay gente que me ha gustado más y otra que no me ha terminado de encajar.

Sea como sea, quédate con que hacer migas con gente que está en tu misma situación es una maravilla. Te pasan clientes que ellos no pueden atender, te invitan a su blog, te recomiendan, te dan ánimos… Y si salís de la pantalla, os podéis convertir hasta en amigos.

Yo en Soy Copywriter he encontrado amigxs, compañerxs, contactos increíblemente beneficiosos e incluso el combo sexo/amor: ¡salseooooooooooooo!

#2 Es más que aprender copy… es aprender a vivir de esto

Otra clave brutalísima: con todo lo que implica, Soy Copywriter te enseña a hacer copy para clientes, sí.

Pero hay más.

Te enseña cómo deberías ganarte la vida:

¿qué precios pongo? ¿Qué plazos manejo? ¿Qué tipos de proyectos hay? ¿Cómo me promociono? ¿Cómo consigo clientes? ¿Cómo soy más productivo? ¿Qué hago para empezar mi marca personal? ¿Cómo envío un presupuesto? ¿Cuánto le pido a este cliente por este trabajo tan particular? ¿Cómo me hago la web?

Así, por ejemplo, aprendí que la combinación redacción + copy tenía que ser mi apuesta para ser sostenible en el tiempo como freelance, y en ello he basado mi estrategia durante estos años, aunque desde 2018 he incluido también la formación entre mis servicios.

Y bueno, a todo esto súmale el apoyo de la comunidad, en la que siempre hay alguien dispuesto a responder. Ahora mismo creo que en el Slack hay algo así como 2.000 personas, así que a la fuerza te vas a encontrar mucha gente conectada a la vez.

#3 La garantía

Sin desviarnos del camino de la sinceridad: si no hubiera habido garantía, yo no me hubiera metido.

Ya te digo: no me cogía un taxi ni loco, ¿iba a dejarme una pasta en algo sin red?

La red era durante un mes, pero pensé que con eso ya era suficiente para saber si era para mí o no.

Al final resultó que sí era para mí, así que no se me pasó por la cabeza pedir la devolución.

Sé de gente que sí que la pidió porque vieron que no era lo suyo y eh, el equipo responde: te hace el reembolso completo sin necesidad de tediosos procesos de baja.

Yo también he intentado darme de baja de Orange y Vodafone y la garantía de Soy Copywriter es una maravilla por la sencillez y efectividad, por lo visto

#4 Da cierto caché

Mi primer cliente turístico me aceptó el presu porque habían estado investigando y les dije que me había formado con Javi Pastor en Adopta un copywriter. Lo conocían.

Luego ya fui haciendo marca y me escoré y escoré en el sector turismo cada vez más, pero por haber sido tutor en el programa he visto muchas solicitudes de copy (personas que pedían un copy) en las que se buscaba a gente de Soy Copywriter.

Imagino que es porque Javi tiene buena fama en el mundo online; sea como sea, decir que te has formado en Soy Copywriter puede abrir ciertas puertas.

A mí ya no porque ya he crecido pero ojo, que para esos primeros meses puede ser un puntazo.

Y hasta aquí, grosso modo, lo que más y lo que menos me gustó de Soy Copywriter, por si pudiera ayudarte a orientarte.

No te apuntes jamás de los jamases si…

Voy finalizando la reseña de Soy Copywriter con, bajo mi punto de vista, las situaciones que deberías evitar si quieres tomar la decisión y hacerlo.

Porque Soy Copywriter no es para todo el mundo:

Si es un riesgo demasiado grande:

si pones en riesgo la economía familiar de forma irreversible (que ni con la devolución del dinero puedas recuperarte), que ni se te pase por la cabeza. Sentido común, por favor.

Si no has leído mucho:

para gustos, colores, y a mí de niño me gustaba leer. De nano me enganché a la serie de libros de Pesadillas y a la de El pequeño vampiro, por lo que le cogí el gusto a la lectura. Años después, eso me permite escribir más o menos rápido sin maltratar la lengua española. Si cometes muchas faltas cuando escribes, ten en cuenta que todo tu trabajo tendrá que pasar por manos de un corrector, lo que supondrá un gasto adicional para ti (conozco gente que trabaja así; no serías el primero).

Si tu situación personal es insostenible:

a ver, yo reconozco que lo he tenido más o menos fácil para sacarle partido a Soy Copywriter. No tenía hijos, no trabajaba 8 horas en otro sitio y no tenía responsabilidades mayores a mi cargo. Si de las 24 horas del día tienes 16 ocupadas, yo no invertiría las 8 restantes en otra cosa que no fuera dormir.

Si no te ves capaz de actuar:

lo mejor es actuar, aunque no creas en ti mismo. ¿Vas a ser capaz? El famoso síndrome del impostor es muy probable que te visite, y si no eres capaz de apartarlo y actuar… será difícil que evoluciones. Recuerda: a poco que te formes, siempre sabrás un poquito más que cualquier cliente. Ten el síndrome, sí, pero créete con derecho a hacer el trabajo igualmente (es lo que llevo haciendo yo años).

Y una que saco de la lista pero que te recuerdo antes de la despedida: si no quieres currártelo.

Solo por sacar la tarjeta y pagar esa pasta no te van a llover los clientes del cielo ni la cosa va a ir sobre ruedas. Que igual sí eh, porque tienes una red amplia de contactos y puedes pillar curro sin intentarlo, pero si no… toca ponerse las pilas y aprender el oficio antes de vivir bien de él.

La despedida: mis últimas razones para tirarte (o no) a la piscina

Al igual que yo busqué “copywriting” en Google Trends hace cuatro años y eso me ayudó a decidirme, te lo traslado aquí, al momento actual. La flecha roja es cuando yo empecé. La herramienta muestra la tendencia del interés en términos concretos:

Por otro lado, “copywriter” y “copywriting” (Google considera que los términos son los mismos) se buscan al mes, en España, este número de veces:

Es un pantallazo que acabo de hacer del Planificador de palabras clave de Google Ads. En su día, cuando yo busqué, el volumen no llegaba a las 5.000 búsquedas mensuales.

Ahora va por casi 10.000… ¡solo en España!

Por otro lado, por si no te crees el asunto de si el copy funciona o no, aquí un par de capturas.

Esta es de una empresa de excursiones a la que le escribí el copy de toda la web. Es un pantallazo de mi web, donde pongo el caso de éxito:

Y esta, del Google Analytics de una agencia de viajes a la que le escribí la home y el about hace un tiempo, antes del covid:

Y ahora, como despedida, un pantallazo de mi propio Analytics, para que compruebes que si tienes paciencia y constancia, al final la visibilidad llega:

Como ves, llevo unos meses flojitos… pero es que el covid está dejando a mi sector (turismo) KO del todo, así que solo es cuestión de paciencia que la cosa vuelva a despegar.

EXTRA: preguntas inevitables que yo también me haría

Voy a ponerte un bonus que igual necesitas para despejar dudas y tomar la decisión con fundamento: las preguntas frecuentes. Voy a poner solo 5:

Si decides ser copy freelance, sí: tendrás que ser autónomo. Si decides ser copy en una empresa, entonces no. Respecto a la ayuda, sí: la comunidad de Slack te recomienda. Yo mismo, si me lo preguntas, te puedo dar el contacto de mi gestor, que te da de alta en autónomos en un solo día. Por dos duros te lleva las cuentas: comodidad pura.

Bajo mi punto de vista, que tardarás un pelín más en hacer el trabajo y los microcopies te costarán más. Es cierto que el copy se basa en el método, pero yo pienso que la creatividad ayuda a aligerar el proceso… Pero también conozco copys a los que les va muy bien que tienen cero creatividad.

Es un poco lo mismo que la pregunta anterior: si conoces el vocabulario, sabes cómo van las cosas, lo que es un WordPress, el SEO, etc., entonces tardarás menos. Yo creo que tuve ventaja cuando hice Soy Copywriter por venir del mundo del SEO turístico. Si no entiendes nada, tendrás que aprenderlo poco a poco pero no te preocupes, que no es ningún drama.

Cuando entres te asignarán un tutor que te acompañará en toda la aventura. Hará de tutor corrigiéndote cosas y de coach orientándote. En su momento yo eso no lo tenía, así que es de agradecer. Y no: yo no estoy como tutor desde hace ya tiempo.

¡Jajajaja! La pregunta del millón. El precio de Soy Copywriter ha ido variando a lo largo del tiempo, de menos a más. Cuando yo lo hice, en la primera edición, costaba menos que ahora. Y ahora… pues es un pellizco, sí. Pero teniendo en cuenta que posiblemente lo amortices antes de terminar… 😉

Ahora te toca decidir a ti:
¿Soy Copywriter, sí o no?

Bueno, pues ya está: espero que esta, una entre tantas otras opiniones de Soy Copywriter, te haya ayudado a decidir si sí o si no.

Si es que sí y quieres echarme un cable poniendo tu granito de arena para que por fin me compre un pisito, yatúsabeh:

Y si no es lo tuyo… ¡ole tú por haber llegado hasta tan abajo!