Una mirada atrás: lo que he aprendido en mi camino como emprendedor

Bien, escribo este post con vídeo al final porque hace alrededor de cuatro años y medio que soy emprendedor y creo que ha llegado la hora de frenar, echar la vista al pasado y analizar unas cuantas cosas de las que extraer conclusiones para el futuro.

Si tú ya has pasado por donde yo, felicidades; ojalá en su momento hubiera leído tu versión de este contenido.

He leído algunas otras a lo largo de estos casi 5 años y todas me han ayudado de una u otra manera; por tanto, dejo aquí la mía por si te puede ayudar en algo en caso de que estés empezando.

Y ojo, que es un post sin fotos; el único material audiovisual es la foto de portada y el vídeo que enlazo al final.

El origen de todo: Berlín

Hubo un día en la capital alemana en el que no tenía un duro, literalmente hablando. Buscaba trabajo de geodesta, mi profesión por aquel entonces, pero la flauta no sonaba.

Miraba en portales de empleo como Indeed, y buscando buscando empecé a ver trabajos del todo extraños, tipo así:

  • SEO
  • Content manager
  • Content writer
  • Copy
  • PHP Developer

Yo no entendía nada, pero eso del writer me llamó la atención y enfoqué mis infructuosas búsquedas ya no solo a la ingeniería, sino también a este nuevo mundo del marketing online.

Apliqué para un trabajo de editor en una empresa de contenidos turísticos, y me dijeron que para mi culo un futbolín pero que lo podía intentar como redactor y ganarme unas pelillas.

Yo no había sido redactor en mi vida (soy muy de números) pero necesitaba la pasta, así que me apunté.

Hice varios encargos con ellos, y ese fue mi primer contacto con el turismo a nivel online. Escribí sobre destinos del mundo. Recientemente me he enterado de que esos textos están publicados en Kayak. No quiero imaginar la pasta que se llevó la empresa para la que yo escribía, puesto que el pagador era Kayak y lo que yo cobraba era una auténtica miseria.

De pronto me salió un curro de ingeniero, así que dejé de escribir y me puse a lo que yo me decía era “un trabajo de verdad”.

Suerte para mí.

Lo acabé dejando al cabo de un año porque ese trabajo era un infierno, momento en que volví a España.

Extraje dos conclusiones de todo esto:

  1. Trabajar para otros podría ser un auténtico martirio si esos otros eran como mi exjefe.
  2. Había una cosa llamada marketing online que pedía muchos perfiles, y yo podría encajar en alguno de ellos.

Por cierto, que no se me olvide: también fue en Berlín, justo antes de vérmelas sin un duro, cuando conocí de forma esporádica el mundo del turismo desde dentro, al probar unas semanas a hacer camas en un hotel. Dicho queda.

Parte II – El SEO y yo

Esta segunda parte se inicia en el momento en que vuelvo a Valencia, mi casa, desde Alemania.

Tenía que buscar un curro cuanto antes, pero tenía el gusanillo del marketing online y oye, mientras salía algo, ¿por qué no probar?

Busqué y busqué, pero España no es Alemania y la demanda de profesionales del marketing digital era muchísimo menor. Una pena.

Entonces llegué, no sé cómo, a unos cursos financiados que te formaban en Analytics, en Community Management, en AdWords y en SEO.

Vi qué era cada cosa y me decanté por el de SEO. Era el más barato, no le tenía pánico a programar y en cierta medida estaba muy relacionado con escribir contenidos.

Bueno, pues hice el curso, que era malísimo y más, con un soporte bastante pésimo, pero me ayudó a entender de qué iba el asunto.

Y oye, le vi futuro.

Entonces un buen amigo me dijo que un colega suyo necesitaba un SEO pipiolo como yo, así que le llamé y empecé a curtirme como consultor en sus dos empresas a media jornada.

En esos meses aprendí cosas como estas:

  • Montar un WordPress
  • Optimizar el SEO de una web, nivel básico-medio
  • Editar por mi cuenta estilos con CSS
  • Hosting, cPanel, dominios… todo ese rollo

Pero sobre todo sobre todo, aprendí que podría vivir del marketing digital y el trabajo me gustaba muchísimo más que los que había ejercido anteriormente.

Vuelta al turismo: nos vamos a Barcelona

Cuando el colega de mi amigo dejó de necesitarme me fui a Barcelona. Una empresa colgó un anuncio y yo apliqué, ya que mi cartera de clientes particulares era muy reducida y la web que me había montado por mi cuenta era muy chustera.

Nos entendimos a la primera y en menos de 15 días ya estaba trabajando allí. Hacía SEO para hoteles, y mis labores en teoría eran las de un consultor SEO que sabía de copy.

Por aquel entonces para mí copy era el que escribía contenidos, sin diferenciar el blog de las páginas de inicio, about, etc.

Al cabo de un año me lo dejé; no podía seguir emprendiendo por mi cuenta de acuerdo a las políticas de la empresa y no me sentía del todo cómodo con la situación de falso autónomo.

De esta etapa con la empresa en Barcelona aprendí dos cosas:

  1. Confirmado: no me gustaba trabajar para alguien fijo.
  2. Sí, definitivamente me lo iba a poder montar por mi cuenta: ahora sabía más SEO, conocía mucho mejor el sector turismo y estaba dispuesto a todo.

Y así llegamos a la tercera etapa

Parte III – Emprender por tu cuenta y ser rentable no es tan sencillo

Cuando dejé la empresa de Barcelona me monté una web y empecé a ofrecerme como agencia de contenidos. Esa web, a la que le tengo muchísimo cariño, la vendí hace dos semanas, pero esa es otra historia.

Lo que quiero recordarme y advertirte con esta parte es que emprender por tu cuenta está muy bien, sí, pero tienes que tener las cosas muy de cara para no abandonar y volver a ser un asalariado.

Yo tenía mi carterilla de clientes, y normalmente me costaba mucho llegar a los 1.000€ mensuales. Con menos de mil euros, viviendo en un piso de alquiler en Barcelona y pagando una cuota de autónomos nada reducida, no te daba ni para las propinas.

Llevaba cosa de seis meses con mi web, y podría decir que esto es lo que aprendí:

  1. El día a día era duro, aunque gratificante
  2. Tu cabeza no descansa: tu negocio, tu responsabilidad
  3. Necesitaba un cambio: estaba creciendo muy despacio

Parte IV – Adopta un copywriter: el gran cambio

Mi web tiraba despacio y la vida en Barcelona me comía, así que me derrumbé y eché dos CV para trabajar en dos empresas de marketing digital.

Menos mal que no me contestó ninguna, porque de pronto me saltó un anuncio de Facebook diciendo no sé de qué de adopta un copywriter.

Adopta de qué, qué dices, qué es eso.

Me metí para curiosear (no soy una persona especialmente curiosa, pero esto llamó mi atención) y no sé cómo acabé dándole mi teléfono al responsable de aquello, un tal Javi Pastor.

Me llamó, me convenció para que me gastara un dinero que no tenía y ahora hace justo dos años que me uní a la primera edición de Adopta un copywriter, el curso de copywriting que supuso un antes y un después en mi vida como emprendedor.

Nada más entrar descubrí que yo iba por ahí diciendo que era copy sin tener idea de lo que era.

También que era una profesión muy guay para ganarse la vida, que su demanda iba en aumento y que en España no había mucha gente que se dedicara a eso.

Total, que me gustó muchísimo y lo exprimí al máximo.

La agencia de contenidos la iba a mantener, pero estaba convencido de que necesitaba trabajar mi marca personal, así que me lancé a hacer lo que no había hecho nunca: mostrarme por Internet.

Me puse como objetivo irme de vacaciones con la nueva web encargada (hice un intercambio de servicios con una diseñadora) y al volver, tenerla operativa.

Tras un mes maravilloso recorriendo los Balcanes volví a Barcelona y empezó mi carrera como copywriter turístico.

¿Qué aprendí de este tramo?

  1. Que hay que jugársela. Te puede salir bien o mal; si me salía mal habría acabado en una empresa de asalariado. Me salió bien, y ahora vamos a la parte siguiente.
  2. Que necesitas un poco de suerte. Nunca me habría gastado un dinero que no tenía, pero por alguna razón acabé mordiendo el anzuelo…. Y menos mal.
  3. Que acercarse a gente que sabe tanto es muy positivo.

Parte V – Doy servicios de copywriter turístico

Tras el verano de 2017 empecé a prestar mis servicios como copy especializado en el sector turismo. Inicialmente había pensado en combinarlo con la gastronomía, pero enseguida me di cuenta de que la cosa no iba a acabar bien y de que no iba a poder despegar si no me centraba.

Total, que pivoté al sector turismo, el que conocía bien por mi experiencia anterior, y dejé que la web hiciera lo suyo.

Entraban presupuestos, sí, y tenía mis clientes: me entraban por tener bien posicionada mi agencia de contenidos, por el boca a boca de antiguos clientes y por la ayuda de los compañeros de Adopta un copy.

Había recuperado la inversión del curso en muy poco tiempo, pero reconozco que quería más. Necesitaba más.

Seguía viviendo en Barcelona, y mis gastos eran una barbaridad.

¿Cómo hacer frente a tanto?

Esto es lo que aprendí de esta etapa:

  1. Los clientes no llueven
  2. Tener una cartera propia de clientes que te da para vivir es un puntazo
  3. No te puedes parar: como emprendedor, siempre quieres más

Parte VI – Hora de crecer: Capitán Reservas

Hace ahora un año me apunté a un grupo privado de mastermind con Javi y otros copys. Me sirvió para ver cómo estaban otros en mi situación, qué se movía en el sector (yo estaba y sigo escorado al turismo, pero ellos lo tocan un poco todo) y qué podía hacer para hacer crecer mi negocio.

Ese qué podía hacer halló su respuesta un domingo a las doce del mediodía, en una pequeña salita del centro de Madrid, con una resaca de narices y unas ganas de espanto de volver a Barcelona.

Mi grupo me convenció de que montara mi propia formación de copywriting para empresas de turismo, y así es como nació Capitán Reservas.

Hice una beta antes de este verano y salió bien. Luego hice la primera edición y volvió a salir bien; esta misma semana estoy terminando las consultorías de los alumnos.

Capitán Reservas, que representa a la perfección ese crecimiento que estaba buscando, volverá a abrir sus puertas en el mes de abril.

Final – Hora de salir al mundo offline

Termino este repaso contándote lo que me he propuesto recientemente: salir de casa.

Salir a evangelizar el copy en el sector turismo. No hacerlo solo desde el blog, sino también con charlas y formaciones presenciales en distintos puntos de España.

El copy es una solución fantástica para diferenciarse, pero no tiene apenas bombo en España. Me he marcado como misión darlo a conocer a las empresas de mi sector y empezar a posicionarme como formador.

Y en ello estamos; ya he dado algunas charlas y formaciones, pero esto solo acaba de empezar.

¿Y ahora?

Si eres emprendedor espero que sepas extraer de esta historia el aprendizaje suficiente como para ahorrarte mucho tiempo y pasos en falso.

Si eres una empresa, pues ya me conoces un poquito mejor y sabes con detalle cómo he llegado hasta aquí.

Y ahora sí: para despedirme, mira qué vídeo me grabaron el mes pasado. El final responde a la pregunta del encabezado “¿y ahora?”

¡Hasta la próxima!

únete a la comunidad de JoanMarco.com

¿Te apuntas?

Escribe, conecta y dispara tus ventas

Recibe en tu correo los contenidos que vayan saliendo en el blog

Vende más y aumenta tus reservas con textos llenos de sabor e intención.
He leído y acepto la política de privacidad *
LOS 10 MANDAMIENTOS DEL
COPYWRITING GASTRONÓMICO

Responsable: un servidor, Joan Marco Pérez.

Finalidad: enviarte mi newsletter hasta que te canses de ella.

Legitimación: la que tú me das poniendo el check en la casilla.

Destinatarios: mi proveedor de email marketing, ActiveCampaign, que se acoge al acuerdo de seguridad EU-US privacy.

Derechos: podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando te venga en gana en info@joanmarco.com.

Joan Marco

Copywriter y redactor de contenidos, especialista en el sector del turismo 3.0. Me va cocinar, viajar y la NBA. Nunca le hago ascos a una cerveza. Viviendo en Barcelona, deseando volver a mi Valencia natal. La conjura de los necios del gran Ignatius Reilly cae una vez al año, sin excepción.

26 comentarios en “Una mirada atrás: lo que he aprendido en mi camino como emprendedor”

  1. Ya había escuchado parte de la historia en Barcelona, pero leerla al completo ha sido todo un aprendizaje. Haces que me reafirme en que se puede y que hay que luchar y trabajar por ello. Es un chute de motivación necesario a día de hoy.

    • Hola Elena,

      pues sí, aquí se puede hablar y comentar todo con más calma. Pero quédate con esa idea: yo me metí en esto sabiendo que sería una carrera de fondo y a base de currar y teniendo paciencia acabamos viendo la luz.

      ¡Mucho ánimo! Y mil gracias por tu comentario 🙂

    • Ni tan mal, ni tan mal. Está costando, pero está llegando.

      Tu uso de los ; no es cosa mía; venías aprendida de casa y yo solo he adaptado cosinas. Pero oye, qué gustazo da leer esos ritmos que no se detienen, en serio. Keep doin’!

  2. Conocer la historia tras el tutor de copy mas cool del universo motiva a esforzarse más cada día y a no decaer. Sos grande, Joan!!! ♥️

    • ¡Tú sí que eres grande! Ahí motivadora a tope. Me alegro mucho de haberte conocido a tu paso por Barcelona y de haber tenido el placer de tenerte en mi grupo. Espero que volvamos a vernos pronto. Vuelve Kytuuuuuuu

  3. ¡Gracias por compartir tu experiencia, Joan Marco! Es genial aportar tu visión y para mí es muy útil leer los pasos que han recorrido otros compañeros, que están emprendiendo.
    En mi caso, estoy viendo la luz después de unos meses muy agobiantes y llenos de incertidumbre. Estoy en el punto de inflexión, tengo que tomar una decisión importante y todo puede cambiar en las próximas semanas: darlo todo por un proyecto de vida a nivel laboral o dejarlo en stand-by para seguir quejándome, sin pasar realmente a la acción.
    Dentro de mí la decisión está tomada, sólo tengo que respirar hondo y dar un portazo. Llámame loca, pero quiero al menos intentarlo de verdad, aunque esto suponga dejar un trabajo estable y una estabilidad profesional y económica que muchos envidian.
    No sabes cuánto me han llegado tus palabras. Un abrazo.

    • ¡Aaaayyyyy!

      Estás en ese momento complicado. Tú lo tienes más difícil que yo, porque como bien dices esa estabilidad profesional es difícil de encontrar y dejarla atrás siempre da un poco de vértigo…

      ¿Qué te puedo decir yo? No quiero hacerme responsable de que luego cueste más de lo que pensabas, pero si no llego a tener al lado a la persona que me dijo que a por todas probablemente hubiera vuelto a Alemania y hubiera retomado mi antiguo empleo, y ahora no estaría escribiendo estas líneas.

      Nos la tenemos que jugar a sabiendas de que puede salir bien o mal. Si sale bien es un puntazo y si sale mal, un drama.

      Apuesto por el portazo, pues siempre podrás volver a buscar esa estabilidad laboral, sea en ese lugar o en otros.

      Un abrazote, ánimo y muchas gracias por el comentario, Francesca.

  4. Qué historia tan inspiradora Joan Marco. Lo de Alemania ya lo sabía, pero me encanta conocer un poco más de tu historia emprendedora. Esto nos inspira a todos los que estamos en el camino. Enhorabuena colega por todos tus éxitos, te lo mereces, has trabajado muy duro por esto y sobre todo, muchas gracias por ser siempre generoso y echarnos un cable cuando se necesita. El vídeo está de 10!

    • Vielen Dank, Ariadna. De todo se aprende, y para eso estamos. Ya tocaba mirar hacia atrás y ver qué ha pasado en todo este tiempo.

      ¡Tú ya estás enfilada! Despacito y buena letra, lo sabes bien 🙂

      ¡Gracias por tu comentario!

  5. ¡Hola Joan!

    Si me stalkeas con Active Campaign descubrirás que soy una die-hard fan de tu trabajo. Sabía algunas cosas que contaste, pero siento que con este post te pude conocer mucho más.

    Me siento muy identificada con tu historia. Emprender es una montaña rusa en la que un día tenés delirios de Rockefeller y en otros comés arroz durante una semana seguida.

    Me quedo con tres cosas.

    Correr riesgos. Asumir las consecuencias de esos riesgos cuando las cosas no funcionan como querías. Trabajar duro y tener paciencia, que en algún momento, los resultados llegan.

    Me encantó tu video.

    Abrazo de gol,

    Rocio

    • ¡Hola, Rocío!

      Tú, que emprendes y además desde el mismo sector, sabes de lo que hablo. Estoy de acuerdo con eso de la montaña rusa. Por ejemplo, hoy toca facturación porque mi mes acaba aquí, así que estoy en la parte alta jajajajaja

      Y sí, esos tres puntos vienen a definir bastante bien lo que trato de explicar. Dejarte un dinero y un tiempo que puedes no tener es siempre un riesgo; cambiar y pivotar cuando no se halla la solución es mejor que darte por vencido si crees en un estilo de vida diferente y la clave de todo es hacerlo despacito y con buena letra, que sabes que las cosas acabarán llegando.

      Millones de gracias por tu comentario, desde el otro lado del charco.

      ¡Un abrazote!

  6. Joooaaan, enhorabuena por el post, ¡me has robado el corazón!

    Y el vídeo, chulísimo.

    Felicidades por tu nueva andadura y mil gracias por compartir por aquí tu trabajo.

    Saludos desde ‘la millor terreta del món’.

    • Hola Àngels,

      ¡gracias por pararte a comentar! Me alegro de haberte robado aunque sea un trocito. Espero que te ayude a seguir hacia delante, despacito pero sin pausa.

      ¡Un abrazote!

  7. Muy chulo el vídeo. Aunque primero me he leído el texto, así no me pierdo nada jeje. Me identifico mucho con tu historia. Soy otra copy en potencia, aunque me sigue asaltando la inseguridad y el síndrome del impostor. Siempre me parece que me falta preparación. Todavía no sé en qué especializarme, aunque el sector turístico me gusta bastante. ¿Crees que debería hacer tu curso?

    • Hola Esther,

      gracias por el comentario. Sí, el vídeo dice algunas cosas, pero mejor el texto para entrar en detalles y sacar los aprendizajes, que es lo que pretendo con este post.

      Lo del síndrome del impostor no se va nunca; lo que hay que hacer es un «clic» en la cabeza y creerte que puedes. Luego, con práctica, la confianza irá creciendo y te verás capaz de cualquier cosa.

      Lo del sector no te agobies. Los hay más generalistas, más focalizados… El sector turismo es muy particular, la verdad. Si te gusta lo veo una buena opción, porque es evidente que mueve mucho dinero en España. Pero no tomes la decisión de forma precipitada, que tienes toda una vida por delante para elegir 🙂

      Capitán Reservas lo enfoco principalmente a empresas, no a copys. Si crees que podría serte útil igualmente siempre puedes probarlo, que lleva una garantía incluida, pero eso lo decides tú 😉

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario


Acepto tu política de privacidad *

Responsable: un servidor, Joan Marco Pérez.
Finalidad: moderar los comentarios, que hay mucho troll por ahí.
Legitimación: la que tú me das poniendo el check en la casilla.
Destinatarios: mi proveedor de hosting, Raiola Networks.
Derechos: podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando te venga en gana.